Incendios

1994-95

Ver Pintura – Dibujos y bocetosTextos

Resumen:

En el verano de 1994 vi el incendio que calcinó el monte por el que a menudo caminaba. Sentí el fuego como destructor y creador al mismo tiempo, un elemento amoral de la naturaleza.

Amor, muerte y fuego se unen desde la más antigua tradición, me intrigaba la ambigüedad de su significado, la reconciliación de génesis y aniquilación que se fundían para crear un presente perpetuo. El trabajo me hizo reconocer que estos elementos logran en un instante trascender la condición humana, sugerir el deseo de cambio y atropellar el tiempo queriendo llevarlo a un final, empujándolo hasta un más allá, hacia un goce metafísico. 

Apoderarse del fuego. Extinguir el fuego. Prometeo y el deseo de conocimiento.


Ir arriba